Silencio

Duermen en mi jardín
las blancas azucenas,
los nardos y las rosas.

Mi alma, tan triste y pesarosa,
a las flores quiere ocultar
su amargo dolor.

Yo no quiero,
que las flores sepan
los tormentos que me da la vida.

Si supieran
como estoy sufriendo,
de pena morirían también.

Silencio,
que están durmiendo
los nardos y las azucenas.

No quiero,
que sepan mis penas
por que si me ven llorando, morirán.

Interpretes: