Sabor a mí

Tanto tiempo disfrutamos
de este amor
nuestras almas se acercaron
tanto a sí
que yo guardo tu sabor
pero tú llevas también
sabor a mí.

Si negarás tu presencia
en mi vivir
bastaría con abrazarte
y conversar,
tanta vida yo te dí
que por fuerzas llevas ya
sabor a mí.

No pretendo ser tu dueño
no soy nada, yo no tengo vanidad,
de mi vida doy lo bueno
soy tan pobre que otra cosa puedo dar.

Pasarán más de mil años,
muchos más,
yo no se si tenga amor
la eternidad
pero allá tal como aquí
en la boca llevarás
sabor a mi.