María bonita

Acuérdate de Acapulco,
de aquellas noches,
Maria bonita,
María del alma.

Acuérdate que en la playa,
con tus manitas
las estrellitas
las enjuagabas.

Tu cuerpo del mar juguete,
nave al garete,
venían las olas
lo columpiaban.

Y mientras yo te miraba,
lo digo con sentimiento,
mi pensamiento
me traicionaba.

Te dije muchas palabras,
de esas bonitas
con que se arrullan
los corazones.

Pidiendo que me quisieras,
que convirtieras
en realidades
mis ilusiones.

La luna que nos miraba
ya hacía ratito,
se hizo un poquito
desentendida.

Y cuando la vi escondida
me arrodillé pa' besarte
y así entregarte toda mi vida.

Amores habrás tenido,
muchos amores,
Maria bonita,
María del alma.

Pero ninguno tan bueno,
ni tan honrado,
como el que hiciste
que en mí brotara.

Lo traigo lleno de flores
como una ofrenda
para dejarlo
bajo tus plantas.

Recíbelo emocionada
y júrame que no mientes
porque te sientes
idolatrada.

Música: