Mía

Mía,
aunque tú vayas por otro camino
y que jamás nos ayude el destino,
nunca te olvides, sigues siendo mía.

Mía,
aunque con otro contemples la noche
y de alegría hagas un derroche,
nunca te olvides, sigues siendo mía.

Mía,
porque jamás dejarás de nombrarme
y cuando duermas, habrás de soñarme;
hasta tú misma dirás que eres mía.

Mía,
aunque mañana te liguen otros lazos,
no habrá quien sepa llorar en tus brazos,
nunca te olvides, sigues siendo mía.

Interpretes: