La tertulia

La otra noche fui de fiesta en casa 'e Julia,
se encontraba ya reunida la familia:
Mari Pepa, Felícitas, Luz y Otilia
y Camila que alegraba la tertulia.

Mientras Lupe daba al niño su mamila,
doña Cleta pidió una botella a Celia;
nos formó a los de confianza dos en fila
y brindamos con charanda de Morelia.

Después Amalia puso la vitrola
y le tupimos a la danza ahí hechos bola;
había un cadate que celaba a Chelo,
mas la canija con Gaspar se daba vuelo.

Después nos dieron sangüchitos de jalea,
a unos ponches y a los tristes coca-cola;
como la gata pa' servirme se menea
yo me llevé hasta la cocina mi charola.

Ahí me encontré con los amiguitos de Ofelia
que a contrabando habían pasado su tequila,
nos aventamos unas copas tras la pila
y por poquito, ya mero, nos cae Amelia.

Luego pidieron que cantara Lola
y soportamos Ya te doy la despedida;
después tía Cleta tocó la pianola
pa' que no hablara le dimos buena aplaudida.

Yo me hice fuerte y les canté la Carta a Eufemia,
que me echo un gallo y un changuito me vacila,
que me le arranco pero me detuvo Ugenia,
si no, en el limbo ya estuviera haciendo fila.

Pero ya estaba digerida la jalea,
pos la mujer del general me hacía la bola;
fue con el chisme la metiche de Carola
y vino el viejo y que comienza la pelea.

Se armó el relajo, sacó su pistola,
yo, precavido, me escondí tras la pianola;
llego la julia, pos la llamó Lola
y pa'la cárcel nos llevaron hechos bola.