Imágenes

Como en un sueño, sin yo esperarlo,
te me acercaste
y aquella noche maravillosa
tú me besaste.

Y en el hechizo de tu sonrisa
había ternura
y en esa entrega de tus caricias
tibia dulzura.

Pero el destino marca un camino
que nos tortura
y entre mis brazos quedó el espacio
de tu figura.

Y desde entonces te estoy buscando
para decirte
que como un niño, cuando te fuiste,
me quedé llorando.

Interpretes: 
Audio: