Ay cariño

Ay cariño, ay cariño,
si vieras como estoy desesperado por tu ausencia,
soñando a cada instante con la luz de tu presencia,
llamándote en mis noches y llorando como un niño.

Ay cariño, ay cariño,
tú sabes que mi culpa es adorarte como un necio;
si es cierto, como dicen, que el pecado tiene un precio,
qué caro estoy pagando por quererte,
ay cariño.

Música: 
Interpretes: